¿Alguien más tiene esas canciones en su dispositivo, que casi siempre nos saltamos, porque necesita existir la atmósfera perfecta, el clima adecuado y el ánimo correcto para escucharlas?


Pero cuándo todos esos factores se conjuntan, y sale alguna de esas canciones en tu aleatorio, es como lo más hermoso del universo, simplemente perfecto, y logras sumergirte en esos pocos minutos de la música, y ya nada importa.

Sexo mañanero

No es como aquel sexo frenético que procede a una noche de borrachera, si no más bien, un sexo delicioso y sin pretensiones, relajante y despacio. Con los ojos entreabiertos, ese leve dolor muscular, y esa sonrisa natural al ver alguien desnudo a tu lado.

Juegas al sexo, juegas al amor, juegas con tu amante mientras lentamente sus piernas se reconocen debajo de las sábanas. Se tocan, se encuentran, sonríen, desnudos, babas, los primeros rayos de sol entran por la ventana, besos, caricias, gemidos, más babas…

Ella abre sus piernas al ritmo de algún preludio, de algún pianista cuyo nombre ya olvidé. El, al ritmo del concertista, marca el paso, acelera, desacelera, se detiene, prosigue, más rápido, ahora más lento, suave, así, no te detengas. Sudor, más gemidos, suspiros, susurros, miradas, sonrisas, un beso.

¿Y ahora? Un café, o quizás un poco de vodka, un cigarro, dos cigarros. Abre la ventana, tengo calor. Que hermosa manera de empezar el día.

Un desastre amándote

Todo lo que sabe rico lleva este instante.
Todo lo que sabe rico quiere arrancarte.
Todo lo que suena bien quiere tocarte.
Todo lo que somos nosotros no quiero que acabe, sólo las cosas grandiosas se acaban en un instante, y si me das ese instante, prometo que no te arrepentirás.
Quiero estar en tu cama mientras no exista nada más que ese instante. Porque hoy vamos a fracasar a lo grande, vamos a bailar y a tomar. Vamos a besarnos hasta que te pida más saliva, vamos a reírnos del fracaso de la vida, con cigarro en mano y vodka en la mesa. Nuestra tristeza imprevista. Lo bonito de cualquier relación buscando una salida y el precipicio enseguida. Contigo miro la basura y es lo más bonito que he visto en mi puta vida. Eres todo lo que quiero en mi vida. El desastre, así soy, un desastre amándote.